Félix y Emilio: dos amigos unidos por un premio

Emilio Pérez Piñero conoció a Félix Candela en 1961, cuando fue miembro del Jurado que le concedió el premio de la Unión Internacional de Arquitectos para estudiantes de Arquitectura en su último año de carrera. En ese mismo año, Félix Candela recibió el premio de Arquitectura “August Perret” concedido por la UIA, que Emilio recibiría once años después.

Félix Candela era un hombre polifacético. Nacido en Madrid, en 1910, fue un deportista extraordinario, campeón de España de salto de esquí y jugador de la selección española de rugby. Termina su carrera de Arquitectura en 1935 y al recibir una beca para estudiar en Alemania, estalla la Guerra Civil. Al finalizar ésta, huye a Francia y es embarcado en el buque “Sinaia” hacia México.

 

Felix Candela

Emilio Perez Piñero. Foto Garcia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En 1963, Emilio escribe una carta a Félix agradeciéndole su interés en el Congreso de Londres de 1961. En este momento se inicia la correspondencia epistolar entre ambos. Este intercambio fluido llega incluso a permitirles  resolver dudas técnicas en sus proyectos. Un ejemplo lo tenemos cuando Pérez Piñero propone a Candela una solución en el proyecto para el Palacio de los Deportes de Mexico, al indicarle la oportunidad de hacer pasar los planos de los arcos por el polo sur, en vez de hacerlo por el centro, consiguiendo mayor peralte.

En 1968 Emilio Pérez Piñero viaja a México para visitar a Candela. Desde allí visitan las oficinas del Ejército, Marina, Fuerza Aérea y N.A.S.A. de EEUU, presentando sus patentes. En esos días fueron muchas las dificultades que encontraron al no tener las verificaciones de los laboratorios norteamericanos, por lo que no obtuvieron ningún resultado.

Meses después, Félix Candela recibió una carta del Departamento de Marina de EEUU, interesándose por la estructura desplegable de Emilio Pérez para construir una base en la Antártida. Esta es la carta que fue interceptada por la Oficina de Inteligencia mexicana, llegando tarde al plazo de presentación que habían establecido.

En 1969 Félix Candela visitó Houston como profesor y no dudó en hablar de las obras de su amigo Pérez Piñero. Se interesaron por el tema y fue recibido en los laboratorios de la N.A.S.A. Como hemos comentado anteriormente, un biólogo y un botánico se mostraron interesados en realizar un experimento en la Luna, pues acababan de descubrir que el polvo lunar hacía crecer 4 ó 5 veces más rápido un cultivo vegetal que en la Tierra. La idea era crear un invernadero en la superficie lunar, que sería depositado por un módulo y se abriría automáticamente con la ayuda de muelles, sistema ya iniciado por Emilio Pérez.

Enviaron a Pérez Piñero un mapa de cartografía lunar para que eligiera el cráter donde mejor se adaptaría su cúpula. Nuevamente los problemas con los servicios de inteligencia, en este caso estadounidense, hicieron imposible el sueño del arquitecto que quería construir invernaderos en la Luna. Así finalizó también el sueño de Calasparra, que hubiera sido el primer pueblo donde se habría construido una estructura lunar.

En 1970, Emilio Pérez Piñero viaja a Madrid, abriendo un estudio de Arquitectura con Félix Candela en Paseo de La Habana, 5.

Premio “August Perret” de la U.I.A. XI Congreso en Varna (Bulgaria).

 

Carta Premio "August Perret" junio 1972.

 

Emilio Pérez Piñero ve por fin reconocidos sus esfuerzos y trabajos con la concesión del premio Auguste Perret, máximo galardón mundial que puede recibir un arquitecto.

La prensa de la época se hace eco de esta noticia y le realizan varias entrevistas en periódicos de ámbito regional y nacional. Especialmente llamativa resulta la lectura de la entrevista con Carmen Castro, que tuvo lugar el 5 de julio de 1972. Esta entrevista fue publicada tras su muerte.

La Unión Internacional de Arquitectos realiza congresos trienalmente, concediendo cuatro premios diferentes. Desde 1961 se entrega el Premio ”August Perret”, relacionado específicamente con la tecnología aplicada a la arquitectura. Cada Congreso tiene un tema o lema para unificar las ponencias y actividades de los representantes de los países asociados. En 1972 el lema era “Arquitectura y Tiempo Libre”.

Fue el Consejo Superior de  Colegio de Arquitectos de España quien propuso a Perez Piñero para este premio mandando una información sobre varias de sus obras y especialmente sobre su Pabellón Transportable de 1964.

No Comments